Desratización

Las Ratas y ratones son animales muy inteligentes. Durante los últimos años, diversas investigaciones han demostrado sus extraordinarias capacidades que les permiten seleccionar sus alimentos, evitando aquellos que le son perjudiciales. En ellas se ha descrito la presencia de receptores específicos que permiten detectar ciertos elementos como azúcar, sal, sustancias irritantes y diversos sabores.

Frente a unas probables sustancias tóxicas tiene una forma innata de aprendizaje, que le permite asociar las características de un determinado alimento y sus consecuencias metabólicas posteriores. Aun, si se enferma muchas horas después de haber consumido un tóxico, tiene la capacidad de desarrollar una aversión por él, que dura por muchos meses . Más aún, si la rata ve que un determinado alimento enferma a otra rata, por un mecanismo desconocido, ella también aprende a evitarlo.
Sin duda que son compañeras no deseadas del hombre. Su vista produce repulsión y miedo. Son feroces, muerden y transmiten numerosas enfermedades. Se desplazan rápido por tierra, son verdaderos acróbatas y también saben nadar. Lo destruyen todo, y, por una necesidad de desgastar sus incisivos, roen la madera, el plástico de los cables eléctricos y hasta destruyen el cemento. Compiten con el hombre por el alimento y son enormes las pérdidas producidas por ello.

Donde hay alimentos o desperdicios, allí hay ratas. Son portadoras de numerosas bacterias que excretan por la orina y también de numerosos virus que se transmiten al hombre. La mayor parte de ellos enferman al hombre, pero no le producen daño a la rata.
A veces para ello se asocian con los piojos y las pulgas, que las parasitan, los daños que producen son enormes. Fueron las causantes de la peste bubónica produciendo miles de muertes, repitiéndose lo que tantas veces ha sucedido a lo largo de la historia de la humanidad (Peste Negra). En esta situación el bacilo culpable, la Yersinia pestis, se almacena en el abdomen de las pulgas que son transportadas por las ratas. De allí saltan al hombre al cual pican y le inyectan la enfermedad. Así enferman y mueren tanto las ratas como los hombres.

En el mundo habría una rata por habitante
y el 100% de ellas estarían parasitadas, ya sea por pulgas (80%), acaros (40%) o piojos (73%). La rata es de hábitos nocturnos, de modo que si usted, ve una rata en el día, significa que como promedio en el lugar hay 20 ratas más ocultas. Ellas son vectores (transmiten) tanto de la peste bubónica como del tifus murino y otra gran cantidad de enfermedades. Pero además contaminan los alimentos y por ello producen otras enfermedades, como la leptospirosis, la shigelosis, la salmonelosis y diversos enterovirus.

FUMICLEAN Tecnología en erradicación de plagas.

Fumigación profesional especializada (57-1) 245 0997